Mentalidad Sin LímitesMentalidad Sin Límites


7 Lecciones De Vida De Stephen Covey

Escrito Por: Katherine Giraldo


Quiero que te hagas un par de preguntas… ¿Qué tan bueno eres?, ¿Eres honesto en cada uno de tus pensamientos, y siempre actúas de acuerdo a tus valores humanos?

¿Estás seguro?

Es cierto: No eres Adolf Hitler. Tú tienes integridad y nunca le harías daño a otros.

Pero, ya sea que lo sepas o no, has crecido en medio de una zona de confort que, tal vez en algunos casos, te ha hecho deslizar hacia el camino de lo más fácil, pero no necesariamente lo más correcto.

Y claro, tú y yo somos humanos, y es casi inevitable fallar en determinados momentos… Lo importante en ese caso, es darse cuenta y corregir los errores.

Sin embargo, como sé que es difícil andar con «las antenas puestas» para analizar todo el tiempo lo que hacemos y determinar si estuvo bien o mal… Hoy quiero compartirte 7 citas del maravilloso personaje que fue Stephen Covey, que puedes aplicar a tu vida para vivir de forma totalmente integra:

«No discutas las debilidades de los demás. Cuando cometas un error, admítelo, corrígelo y aprende de él -de inmediato»

El Problema: Haces algo irreflexivo o hiriente, o algo malo te sucede como el divorcio o la quiebra de tu empresa, y te absuelves de toda la culpa para echársela a otro sobre lo a ti te salió mal (por ejemplo a tu ex, o a la debilidad de la economía, etc.)

La Solución: Échate una mirada a ti mismo, y date cuenta que tú tenías la culpa, al menos parcialmente de las cosas que no salieron como querías. Tal vez dejaste que tu relación amorosa se volviera una monotonía, y aunque a lo mejor tuvo algo de culpa tu ex-pareja, pues debes reconocer que tú también estabas involucrado y también dependía de ti. O a lo mejor, no investigaste bien las condiciones de la industria en la que te encontrabas, para ya empezar a tomar decisiones sobre la empresa en base a suposiciones o corazonadas que no tenían objetividad.

Aunque duela, es necesario aceptar la culpa que tenemos ante cualquier situación. Es fácil reconocer cuando hicimos algo bueno y alardear ante otros sobre nuestros logros… Pero cuando se trata de algo malo, naturalmente estamos listos para pasar la culpa a otros y no permitir que nuestra imagen quede mal. Eso no está bien.

Si tienes que pedir una disculpa, entonces hazlo. Y luego, aprende del error que cometiste y sé mejor al próxima vez 😉

«Vive de tu imaginación, no de la historia»

El Problema: Las cosas malas que sucedieron en tu vida, probablemente en algún momento se debieron a una infancia difícil, o a maltrato familiar, o a una enfermedad grave… Y entonces se pasan los años, y te ralentizas por causa de todo lo que pasó, permitiendo así que tus avances hacia el éxito nunca sigan en marcha.

La Solución: Debes reconocer que el pasado no es el futuro. Claro, todo eso pasó y fue horrible, pero tú aún estás de pie, y aún tienes cerebro, corazón y grandes sueños. A lo mejor tengas dudas, pero es normal, y de hecho, se pueden aclarar.

El caso es que cuentas con la capacidad de recuperación, porque si sobreviviste a momentos difíciles, ahora con mayor razón te será fácil imaginar una mejor vida, una vida en la que estés cumpliendo tus sueños y creando un futuro maravilloso.

«Simplemente asumimos que nuestra forma de ver las cosas, es la forma en que realmente son o la forma en que deberían ser. Y nuestras actitudes y comportamientos, surgen de esos supuestos»

El Problema: Que un profesor te dijo que no eras buen escritor, y a pesar de que tú amas los proyectos de historia o poemas, simplemente asumes que tenía razón y dejas de plasmar tus pensamientos, ni siquiera volviéndolo a intentar o estudiando cómo hacerlo mejor.

O tus padres te enseñaron que el dinero es malo, y a pesar de que tú ya cuentas con una gran idea sobre un negocio rentable, y socialmente responsable, no has tomado acción porque creíste que esas palabras eran ciertas.

La Solución: Cuestiona tus pensamientos y suposiciones, y también las de los demás. Gran parte de lo que otros dicen, es en base a sus propias vidas, no a la de nosotros.

En tus ideas y pensamientos, puede haber muchísimo valor, y debes tener cuidado porque creyéndole a alguien negativo, pues mandar por la borda grandes oportunidades de crecer y de ser mejor.

Alimenta siempre tus talentos y tus buenas ideas, y confía en ti y en lo que eres capaz… Te aseguro que con ello, lograrás llegar tan lejos como tú mismo te lo propongas.

«Sé una luz, no un juez. Sé un ejemplo, no un crítico»

El Problema: ¿Ves hacer a otros cosas que no apruebas? Claro, es fácil criticar desde la barrera, y compartir las críticas con todo aquel que esté dispuesto a escucharlas…

La Solución: Sin embargo, lo que no tienes en cuenta, es que siempre habrá alguien haciendo algo que no te guste. Y reconocer esto, te ayuda a entender que criticar no te ayuda ni a ti, ni tampoco a la otra persona.

Es frustrante ser testigo de un mal comportamiento… Eso lo sé. Y para superar esa frustración o ira, lo único que debes hacer, es ser mejor tú mismo. Sé un ejemplo de buen comportamiento en todo lo que hagas, y verás que lograrás en otros un cambio positivo (el efecto dominó), que te dejará una sensación de mucha satisfacción y alegría.

Y no necesitas decirle a nadie que sea como tú, o que aprenda de ti… Las personas que quieran mejorar, simplemente verán en ti un modelo de vida y seguirán tus pasos 😉

«Una de las formas más importantes de manifestar tu integridad, es ser leal a aquellos que no están presentes. Al hacerlo, construirás confianza de los que sí están presentes»

El Problema: Estás en una fiesta y la persona de al lado empieza a hablar mal de un amigo en común que no está presente en el recinto. O empieza a hacer «bromas» racistas, sexistas u homofóbicas, y tú no dices nada por no querer hacer bronca con los demás o por parecer tonto y diferente al grupo… Al llegar a casa, te sientes mal, pero te dices a ti mismo que eso fue tan sólo un rato y que al final, nadie recordará lo que dijeron esa noche.

O digamos que te encuentras sin tu pareja en algún lugar, y otra persona empieza a seducirte y a ofrecerte un momento de placer… Y piensas que como no está tu pareja, entonces puedes hacerlo y finalmente ella no se dará cuenta.

La Solución: No importa lo trivial que parezca la situación, todos los comentarios se categorizan en el negativismo  y los prejuicios. Si alguien dice algo con lo que no estés de acuerdo, Habla. Da miedo al principio, y la persona que estaba hablando puede dirigirse a ti para criticarte o hablarte mal…

Pero todos los demás, te habrán admirado por tu actitud y sinceridad. Probablemente, ellos pensaban lo mismo que tú pero no se atrevían a decirlo, así que tú quedas como el más valiente.

Lo mismo pasa en el caso de la persona que te coquetea. Simplemente te niegas a sus intentos de seducción, y así te llame homosexual o cobarde, seguramente ante las demás personas que noten la situación, quedarás como alguien fiel, y más importante aún, respetaras el compromiso que tienes con tu pareja así ella no esté presente.

«Inmediatamente nos volvemos más efectivos cuando decidimos cambiarnos a nosotros mismos, en lugar de pedir cambiar las cosas para nuestra comodidad»

El Problema: Estás lleno de deudas, o atrapado en un trabajo aburrido o una relación amorosa insatisfactoria. Puedes soñar con ganar la lotería, con iniciar un nuevo negocio, o una reunión con el señor o la señora a cargo de la empresa donde laboras… Pero esto, nunca sucede.

La Solución: Toma las riendas de tu vida y toma las medidas necesarias para vivir con la armonía que anhelas. Depende de ti mismo que las cosas sucedan o que siempre sigan igual, y todo lo que necesitas para cambiar es unos pequeños pasos, uno tras otro.

Esfuérzate por ir saldando tu deuda con algo de dinero cada mes. O revisa la lista de empleos disponibles que publican en los periódicos para que mantengas atento a un trabajo que te guste y que esté disponible para ti.

O cuéntale a tu pareja que ya no te sientes bien con ella y que necesitan ayuda profesional si quieren salvar la relación, o simplemente necesitan darse un tiempo separados para cada uno tener la libertad de vivir la vida a su manera.

«Vivir, amar, reír, dejar un legado»

El Problema: Has dejado que tu vida pase sin que ocurra algo emocionante. Tus días están llenos de tareas y responsabilidades por cumplir, pero no estás pasándola bien con todo eso. ¿Recuerdas cuando te volvías loco con tus amigos, probando cosas nuevas sólo por el gusto de hacerlo? Pero claro, estos tiempos ya han pasado…

La Solución: En primer lugar, debes aprender a tener tiempo para ti mismo, para relajarte y disfrutar la vida. Probablemente tienes un montón de años por delante, y lo que necesitas es una infusión de alegría. Pasar un buen rato, al lado de la gente que amas (o los animales que adoras) y reírte ruidosamente junto a ellos… Es simplemente maravilloso y revitalizante para nuestras vidas.

Y también, piensa en grande. ¿Quieres ser recordado aún después de que partas de este mundo? Entonces deja una huella de amor en cada persona que pase por tu vida, regala miles de sonrisas a aquellos que han perdido las ilusiones, plasma en papel y expresa a los demás tus pensamientos y reflexiones de vida, para que éstos perduren a través de los años… Crea cambio, deja una marca. ¡Empieza ahora! 😀

Sólo una vez recibimos la enorme oportunidad de vivir en este mundo, y yo estoy segura que vale la pena vivirla al máximo. Yo lo estoy haciendo… ¿Y tú? 🙂