Mentalidad Sin LímitesMentalidad Sin Límites


Cómo Convivir Con Un Enfermo Mental

Escrito Por: Katherine Giraldo


A lo mejor este es un tema que a muchos no han de interesarle, porque no viven esta situación… Sin embargo, a lo mejor haya alguien por ahí a quien pueda ayudar con estas palabras, y espero que aquellos que lleguen hasta el final, hayan aprendido una gran enseñanza.

Sin más rodeo, vamos al artículo:

Las relaciones sociales, son vitales en la vida de todo ser humano para su crecimiento y desarrollo integral.

Las personas somos diferentes las unas a las otras, como dicen por ahí, «cada cabeza es un mundo».

Sin embargo, la mayoría de nosotros, contamos con una maravillosa ventaja, y es la capacidad de razonar, la lógica, la conciencia, y el poder de pensar.

Esto es lo que nos ha permitido generación tras generación, evolucionar y seguir creciendo cada vez más como un raza revolucionaria y avanzante.

Pero bueno, todas estas cosas grandiosas con las que cuenta un ser humano de la actualidad, a veces no están presentes en algunas determinadas personas que se han ido quedando atrás.

Esta es la situación que acompaña a las personas que padecen enfermedades mentales.

La idea de este artículo no es explicar puntualmente qué son las enfermedades mentales, ni cuáles son las que hasta la actualidad se han diagnosticado, ni tampoco nombrar las partes del cerebro que no están funcionando bien.

Lo único que necesitamos saber por el momento para entender lo que el día de hoy estoy escribiendo, es que una persona enferma mentalmente, pierde toda capacidad cerebral de procesar bien la información que recibe a través de los estímulos sensoriales.

Se pierde la razón, el reconocimiento de la realidad, la lógica, la capacidad de pensar claramente las cosas, se presenta el estrés, la ansiedad, la manía, la depresión, y cantidades de cosas más… Según sea el diagnóstico de cada paciente.

En conclusión, éstas personas son diferentes al promedio de humanos que habita el mundo.

Ahora, en lo que nos enfocaremos, es en hablar en los retos que representa la convivencia de personas mentalmente sanas, junto con estas personas que padecen este tipo de enfermedades.

Lo primero que hay que decir, es que si a veces se torna complicado establecer una relación interpersonal con otras personas sanas… Mucho más aún lo es con estas personas que no razonan ni entienden claramente la realidad.

Personalmente, quiero compartir mi propia experiencia…

Siempre he vivido con mi madre y con mis abuelos maternos, aparte de mi hermano. Mi papá se separó de mi mamá cuando yo tenía apenas 6 años.

Desde que tengo conciencia, conozco a mi mamá como una persona con un grave diagnostico de Esquizofrenia Paranoide, una enfermedad mental.

Mi vida al lado de mi madre ha sido llena de retos. Su enfermedad por un tiempo estuvo controlada bajo medicamento psiquiátrico, pero hoy en día es todo un caos porque ha avanzado a un punto crítico, por causa de negarse a la medicación que la estabiliza.

La convivencia con ella, cada día es más dura. Su mente y su cerebro cada vez están más deteriorados, y por lo tanto, su vida cada vez es más confusa.

La comprensión, la comunicación, la relación madre e hija, el respeto, el entendimiento, el apoyo… Todas estas son cosas que con mi mamá han desaparecido, debido a que en su mente, ella vive una realidad absolutamente diferente.

Para darte un panorama del punto tan grave en el que está, te cuento que ha llegado a pensar que lo hago por Internet es prostituirme… Cuando lo único que realmente hago es tratar de ayudar a otros a mejorar sus vidas.

Pero bueno, realmente esto lo comparto contigo porque aunque no niego que ha sido difícil, también ha sido una importante prueba en mi vida que cada vez me hace más fuerte, y más consciente de lo que quiero vivir.

Y es a este punto al que quería llegar.

Sé que convivir y entender a estas personas, puede ser muy duro en algunos casos, cuando por más que le dices la realidad de las cosas, parecen no escucharte, que hablaras en otro idioma, que dijeras cosas sin sentido…

Sin embargo, también comprendo la raíz de este mal, y sé que inconscientemente ellos actúan así, porque de otra manera, fueran personas absolutamente normales.

Entonces, lo que debes tener en cuenta para tratar a personas que padecen problemas o enfermedades mentales, puntualmente es lo siguiente:

Siempre Mantén Presente Que Ellos Están Enfermos

Por más que las cosas se vuelvan difíciles en el trato con estas personas, siempre recuerda que su condición mental está deteriorada, que ellos no actúan conscientemente sino guiados por la poca claridad que su cerebro tiene sobre la realidad.

A pesar de todo lo que pienses o lo que pases a su lado, recuerda que si ellos estuvieran bien, probablemente serían maravillosas personas con las cuales compartir tu tiempo.

No Toleres La Situación, Simplemente Comprende Lo Que Pasa Y Respeta

Ya antes he sido muy crítica respecto a la palabra «Tolerancia». La tolerancia es aguantar lo que no te gusta, lo que te hace daño, lo que no quieres.

No considero que esté bien tolerar, porque eso no significa algo diferente a que pases por encima de quien eres, y a que otros impongan su manera de ser sobre lo que tú mismo piensas.

El respeto es muy diferente a la tolerancia, porque el respeto no significa sumisión ni subordinación. Respetar es valorar a las personas por quien son, es ser conscientes de que ellos tienen derecho a vivir la vida como lo deseen, y que tú también tiene derecho a vivir la tuya.

Entonces simplemente tu deber es respetar a las personas que padecen alguna enfermedad mental (y finalmente, respetar a todas las personas), pero eso no significa que toleres la situación, que toleres el daño que te puede hacer en esa condición, ni los malos tratos que puedes recibir por su falta de razonamiento.

Práctica Siempre La Asertividad

Ser asertivo es simplemente hacer justamente lo que deseas, sin dejarte llevar por la presión de alguna situación para actuar de manera indeseada.

Una persona asertiva es la que le dice a su pareja que no quiere tener relaciones sexuales, sin importar que se enoje, o que piense que lo engañas, o que pueden terminar la relación. Si tú no quieres, no tienes por qué hacerlo. Y si tu pareja no puede entenderlo, pues no veo qué haces ahí. Pero bueno, esto ya es tema de otra ocasión.

El caso es que la asertividad también debe estar presente cuando convives o te relacionas con estas personas enfermas. A veces ellos simplemente van a querer que «les sigas la corriente», van a tratar de imponerte sus ideas y sus pensamientos totalmente errados, van a manipularte para que accedas a sus deseos, bajo la amenaza de la violencia, o cualquier otras cosas más.

Sin asertividad, simplemente un día llegarás a vivir en ese mismo mundo irreal que ellos tienen en su cabeza; todo por el miedo a que pase algo grave o a que se salga de control en su enfermedad.

El Amor Y El Afecto, No Se Demuestran Aguantando El Dolor

Yo amo a mi madre… Y sinceramente daría muchísimo de mí por tenerla bien, sana.

Sin embargo, mi amor por ella no me puede mantener atada al dolor que me produce la persona que es cuando está en estado de crisis por su enfermedad.

Yo no puedo quedarme a su lado aguantando el mal trato y la agresividad que se apodera de ella al no razonar. Mi responsabilidad es cuidar mi vida, mi salud, mi bienestar físico y mental… Y por eso, a pesar de que la amo, a veces la mejor solución es simplemente alejarme de su lado.

Su Condición Puede Cambiar, Pero Ellos No Lo Aceptan

Algo que siempre se debe mantener en mente, es que una enfermedad tan grave como la Esquizofrenia, puede ser tratada con medicamento psiquiátrico para darle alivio… Pero que son ellos los que no quieren estar bien.

A veces es difícil saber que no se puede hacer mucho por ayudarlos, porque ellos colocan una barrera que impide el contacto con el mundo real. Uno puede tener todo el amor y la disposición para ayudarlos, pero son ellos los que se quedan en su mundo fantástico creyendo que están bien.

Tener conciencia de que tú puedes ayudarlos pero ellos no lo aceptan, te lleva a comprender dos grandes cosas:

  1. Tú no tienes derecho a elegir la vida que ellos quieren vivir: El hecho de que tú sepas que ellos están enfermos y necesitan ayuda médica, no te da el derecho a elegir por ellos el bienestar. Está bien que su mente y cerebro no actúan correctamente, pero también es muy claro que en el mundo de hoy es bien conocida la presencia de estas enfermedades, y si ellos no quieren aceptar que la padecen, cruelmente, es su problema, hasta ahí llegó tu trabajo.
  2. Tú no tienes la culpa de su condición: Tú puedes estar moviendo cielo y tierra para encontrar la manera de ayudarlos, pero debes tener presente que no es tu culpa el que ellos estén así. Algo pasó en sus propias vidas para llegar a tal estado, algo crearon en su propia mente para manifestar aquella realidad… Nada tiene que ver contigo.

Tus Sueños Y Tu Vida Ideal Deben Seguir En Pie

La vida de las personas que convivimos con enfermos mentales no puede quedarse en la ruina por estar pendiente de ellos, no podemos dejar de lado nuestros sueños por andar complaciendo sus caprichos.

Todos tenemos derecho a vivir los sueños que tenemos en mente, a cumplir los planes que tenemos plasmados. Tú no puedes dejar de avanzar en tu camino por quedarte al lado de alguien que ya está estancado en una enfermedad así.

Y aquí reitero lo del amor. No es dejar de amarlos el volar hacia nuestros sueños, a pesar de ir en contra de lo que ellos quieren erróneamente.

Es simple. Si yo me dejara llevar por lo que me dice mi madre, nunca hubieras conocido este artículo, nunca me hubieras conocido a mí y a lo mejor a las semillitas de enseñanza que trato de depositarte con mis palabras 😉

Mis sueños valen la pena ser alcanzados, y así como siempre amaré a mi madre y buscaré la manera de que esté bien, también amo mi vida y mis sueños, y me esforzaré día tras día por hacerlos realidad.

Recuerda siempre que ellos merecen de ti el respeto y la comprensión necesaria. Y también recuerda que tú mereces de ti mismo exactamente lo mismo.

La vida de ellos no está por encima de la tuya, ni la tuya por encima de la de ellos. Aquí lo único que vale es que cada persona lucha por su propio bienestar, y si en esta vida no buscas tus propios sueños, lastimosamente terminarás haciendo realidad los de otros.

Así que, ayuda a las personas enfermas mentalmente hasta el punto que ellos mismos te lo permitan, respétalos en su condición y sé consciente que es su responsabilidad salir de ahí y ser personas sanas, o volverse cada día peor y con una enfermedad más crítica.

Yo he logrado salir adelante a pesar de todos los desafíos que vivo cada día al lado de mi madre. Con la cabeza en alto he dicho «NO» a lo que no quiero, y he permitido lo que me agrada. He alcanzado muchísimos sueños que desde niña tenía en mente, y ya estoy corriendo en busca de unos más altos.

Finalmente, te comparto todo esto porque quiero que examines tu vida. No sé si vivas con personas que padezcan una enfermedad mental (supongo que sí, al llegar hasta aquí en el artículo, cosa que te agradezco infinitamente), o si vivas tus días tranquilos rodeado de personas sanas… Lo que si sé, es que en este momento deberías estar en busca de tus sueños y de tu propio bienestar, sin importar absolutamente nada de lo que esté tratando de detenerte.

Tu vida vale demasiado como para dejarla ir sin dejar huellas en el camino, así que aprovecha tu tiempo 😉

PD: Si eres una persona que en este momento padece una enfermedad mental… ¡¡REACCIONA!! Psiquiatras altamente preparados te esperan para ayudarte a superar tu condición y darte las fuerzas para que salgas adelante. Deja de perder el tiempo pensando que te van a hacer daño y más bien busca tu propio bienestar.