Mentalidad Sin LímitesMentalidad Sin Límites


Cómo Detener Las Creencias Limitantes Para Siempre

Escrito Por: Katherine Giraldo


La mayoría de nosotros hemos tenido o tenemos creencias limitantes en nuestra nuestra mente… Pensamos a veces que no somos capaces de hacer alguna cosa, que otros son mejores que nosotros y por ello somos fracasados o inferiores, que nunca aprenderemos a hacer bien tal cosa, etc.

A veces simplemente nos negamos a aceptar que tenemos creencias limitantes en nuestra mente… Nos conformamos con decir en nuestro interior «¡Yo puedo, yo soy capaz!» pero en realidad esto solo funciona como un alivio de momento. Como una pastilla que alivie el dolor de cabeza pero no cure la migraña.

Y, piénsalo bien… Cuando estás enfermo, ¿Prefieres que la fiebre desaparezca o que la enfermedad se cure? El mismo concepto aplica para la eliminación de creencia limitantes.

Entender por qué han nacido las creencias limitantes en ti, te ayuda a combatir las causas y a deshacerte de ellas para siempre.

La razón por la que hemos limitado nuestras creencias es, en gran parte, debido a nuestra disposición subconsciente a pensar de una determinada manera. Nuestras funciones cognitivas nos llevan a analizar subconscientemente los problemas y las situaciones difíciles de cierta forma, pero a sacar conclusiones de forma diferente.

Este concepto, se llama juicio reflexivo. No se aplica exclusivamente a la limitación de creencias, pero creo que las explica bien.

La teoría del juicio reflexivo, clasifica la forma en que pensamos en tres niveles. A medida que crecemos, vamos escalando de nivel, pero algunas personas simplemente quedan atrapadas en los inferiores.

La teoría del juicio reflexivo muestra que nuestras creencias limitantes son en realidad una consecuencia de la forma «desarrollada» o sofisticada de la manera en que pensamos acerca de lo que son las cosas. Por tanto, podemos decir que mientras más ejercitemos nuestro pensamiento consciente, más fácil será destruir nuestras creencias limitantes. Comprender el lugar en el que te encuentras, te ayuda a transicionar mucho más fácilmente.

Nivel 1: Pensamiento rígido

Tú crees en las figuras de autoridad.

Tipo de Creencia Limitante: Aquellos que consideras como una autoridad para ti te dicen que no eres capaz de algo, y tú te convences de ellos inmediatamente.

Ejemplo: «La sociedad dice que sólo las personas especiales pueden ser grandes actores, así que supongo que eso significa que no puede hacerlo».

Nivel 2: Pensamiento ambiguo

Consideras que las cosas son «verdaderas» o «real» para diferentes personas.

Tipo de Creencia Limitante: La incertidumbre y el miedo. Consideras que las personas exitosas tuvieron algo en sí que tú no tienes, y por eso tú nunca podrás tener éxito. Crees que solamente los que logran cosas grandes, pueden lograrlo… Tú no te consideras de ese grupo.

Ejemplo: «Los actores famosos son diferentes a mí. Son bastante ricos y tienen ventajas especiales que los llevan a la fama. Yo nunca podría ser tan bueno como ellos».

Nivel 3: Pensamiento basado en la evidencia

Es el conocimiento de que existe ciertamente una manera correcta de hacer las cosas, y que de actuar acorde a dicha manera se puede lograr el éxito.

Tipo de Creencia Limitante: No hay creencia limitante, porque la definición de éxito es el resultado de un análisis lógico y objetivo, sin dar lugar a suposiciones infundadas o caprichos emocionales.

Ejemplo: «Mi capacidad de ser un actor de éxito depende de lo hábil que soy, lo que puede aumentar con mi práctica y la red de la gente, que puedo desarrollar con el tiempo. Así que puede ser un actor de éxito si estoy dispuesto a poner mi tiempo y esfuerzo en ser mejor y superar las dificultades que aparezcan».

El pensamiento de tercer nivel, nos conlleva a pensar en la manera como funcionan las cosas, no se incentiva con paradigmas o falsas presuposiciones sobre las cosas para detenerse y no actuar.

¡Tú debes convertirte en un pensador de tercer nivel!

Desafía esos pensamientos que te dicen que no puedes, pónte a prueba y demuéstrate a ti mismo de los que eres capaz. El éxito no es de algunos solamente, es solamente de aquel que se proponga alcanzarlo.

No te apegues a un solo punto de vista, no creas una sola verdad, no ignores todo a tu alrededor por estar enfrascado en tus propios conocimientos… Necesitas mente abierta para llegar lejos, para reconocer caminos y oportunidades nuevas.

Vuelve el mejor amigo de la racionalidad, de la objetividad. No dejes que tu vida sea guiada solamente por emociones, piensa las cosas bien, con calma pero sin dejar de actuar, ten en cuenta que todo nace en tu mente, y si a ti mismo te dices que puedes lograrlo, ¡Lo lograrás!