Mentalidad Sin LímitesMentalidad Sin Límites


Control De Emociones

Escrito Por: Katherine Giraldo


La objetividad y el pensamiento racional, siempre son mejor que el emocionalismo y la toma de decisiones aceleradas… ¿Verdad?

Y es que es muy claro. El éxito se logra con planeación, con cabeza fría, pensando bien las cosas y analizando las mejores alternativas.

De esta manera es mucho más fácil que tirándose a la «suerte» por medio de las emociones, para realizar alguna acción esperando tener buenos resultados.

Hasta para las relaciones interpersonales y hasta amorosas, es bueno tener un pensamiento objetivo para hacer las cosas bien.

Sin embargo, dejando esto de lado, hoy quiero hablar de algo importante, y que a lo mejor, a logrado malinterpretarse…

Ser objetivo, no significa que una persona no tenga emociones, ni mucho menos que no sienta dolor, o alegría, o entusiasmo, o decepción, o la emoción que sea en su interior.

Y es aquí donde viene el punto interesante de éste artículo…

Como personas, necesitamos expresar las emociones que sentimos en cada momento, ya que son algo totalmente natural en nosotros.

Y claro, saber cómo expresar nuestras emociones, es algo sumamente positivo. Pero el hecho, es que debemos expresarlas.

Así que, no se puede llegar a un punto extremo al querer ser objetivos, donde simplemente nos abstengamos de liberar nuestras emociones y nos prohibamos siquiera sentir esta u otra emoción.

Es decir, si estás viendo una película donde llega una escena triste y dolorosa (no recomiendo ver este tipo de películas, pero sirve de ejemplo), y te dan ganas de llorar, ¡Pues hazlo!

No te retraigas a expresar tus sentimientos por el hecho de que «tienes que ser objetivo y tienes que pensar las cosas». Si quieres llorar, entonces llora, y listo.

Seas hombre o mujer, tienes derecho a expresar lo que sientes. El único límite que tienes, es la integridad, los derechos y el bienestar de otras personas… De resto, eres libre de materializar tus sentimientos.

Y a lo que me refiero con eso último, es a que puedes expresar tus emociones, tan sólo si esa expresión, no le hace daño psicológico, físico, mental o emocional a otra persona.

Entonces, lo que quiero que entiendas con éste artículo, es que independientemente de cualquier cosa, siempre será bueno expresar nuestras emociones, y no engañarnos o «tragarnos» lo que sentimos, por quedar bien o por suponer que con eso, estamos siendo objetivos.

Así que, ten cuidado en no caer en los extremos o en malinterpretar los conceptos.

Somos humanos y lo seguiremos siendo por ahora 😉 No debemos entonces, querer parecer como piedras que no sienten nada y no demuestran nada.