Mentalidad Sin LímitesMentalidad Sin Límites


Control Emocional: ¿Cómo Tomar Una Crítica?

Escrito Por: Katherine Giraldo


¿Alguna vez te han criticado de cualquier manera?… ¿Cómo te has sentido?

Las personas naturalmente somos seres sociales, y desde este contexto, eso puede ser un gran reto por superar.

Nadie quiere quedar mal ante otro, nadie quiere que lo saquen fuera de los grupos sociales a los que pertenece, nadie quiere ser tildado con palabras o significados negativos ante las demás personas.

Y cuando algo de esto pasa, pilares como la autoestima, la autoconfianza, el autorrespeto y muchas otras cosas, reciben un golpe bajo.

Personalmente, yo sufrí mucho por bastante tiempo cuando era más joven y niña, por causa de las críticas que se levantaban en mi contra.

Que por mi cabello, que por mi piel, que por mis cicatrices, que por mis ojos, que por la forma en que camino, que por el tono de voz con el que hablo… Casi todo, era motivo de crítica para otros (o así lo veía yo).

Sin embargo, hubo un día donde me decidí en aprender a manejar el tema de las críticas en mi vida, donde me comprometí por mantener mi control emocional aún cuando otros hablaban mal de mí.

Justamente lo que yo hago para aprender a tomarme con calma y serenidad una crítica que me llegue de parte de otros, es lo que quiero compartirte.

1. Criticar Y Juzgar

Lo primero que debes saber para mantener tu control emocional en medio de una crítica, es que Críticar no es lo mismo que Juzgar.

Las críticas nunca son buenas, ni traen nada bueno. Por el contrario, cuando recibimos un juicio sobre algo en nosotros o de nosotros por parte de otra persona, este sí puede ser constructivo y puede aportar a nuestro crecimiento personal (fuente).

Entonces, cuando alguien lance sobre ti una palabra palabra o algún comentario negativo sobre lo que haces o la persona que eres, detecta inmediatamente si se trata de una crítica o un juicio, y dependiendo de lo que sea, actúa al respecto.

¿Cómo Actuar En Cada Caso?

Si se trata de una crítica, entonces simplemente ignórala, y no la tomes en cuenta.

Si se trata de un juicio, analiza si los fundamentos que la persona presenta para acompañar sus palabras son reales, revísate a ti mismo y analiza los aspectos en los que puedes mejorar para echar a un lado esa mala actitud que tuviste, también es bueno preguntarle a la persona cómo te recomendaría que cambiaras para ser mejor, y analizar lo que te responda para finalmente aplicar lo que te sirva.

2. Desahógate

Luego de saber si lo que te llegó fue una crítica o un juicio, puedes entonces dejar salir todo lo que piensas al respecto.

Sea cual sea tu actitud en el momento, déjala fluir naturalmente, desahógate y libérate de ella.

Si puedes tener a alguien que te escuche y te ayude a analizar objetivamente la situación (sobre todo si tú te encuentras emocional), es mucho mejor.

Lo importante es que no retengas malas emociones en ti por consecuencia de alguna crítica. Ni tampoco que te tragues tus pensamientos cuando se trata o de una crítica o de un juicio.

Al desahogarte logras tener más claridad sobre lo que pasó, y cómo se puede mejorar si es que se necesita una mejora en algún aspecto de tu vida.

3. Apela A La Objetividad

Cuando ya te hayas desahogado, en lo posible apartado de la persona que te lanzó la crítica, entonces respira profundo y llama la objetividad en tu vida.

Piensa realmente si esa situación que ya se termino, merece algún cambio en ti, merece que le prestes atención, merece que pienses en ella.

Cuando eres objetivo puedes saber con certeza si lo que paso tuvo fundamentos reales o no, y en base a eso puedes analizar qué debes mejorar o en qué estás fallando en tu interior con los demás.

La objetividad es la mejor amiga que puedas tener en cualquier momento de tu vida, porque ella siempre anda con la razón, con la lógica, con la verdad.

Así que, en el momento en que seas objetivo, sabes que no hay motivos ni para sentirte mal, ni para llorar, ni para sentirte inferior, ni para sentirte ridículo, ni iracundo, ni nada por el estilo 😉

Por el contrario, sabes tomar el aprendizaje que te dejó la crítica o el juicio, y sabes aprovechar cada caso para actuar de la mejor manera posible.

4. Piensa En El Día De La Otra Persona

Por otro lado, luego de analizarte a ti mismo y de detectar en ti cuáles fueron los errores o las desventajas que tuviste, puedes pasar a analizar a la persona que te expresó la crítica.

Está claro que no todos los días nos levantamos de buen ánimo, que a veces salen las cosas como no lo planeamos o que simplemente nuestras emociones están muy sensibles y nos irritamos fácilmente o cambiamos de actitud constantemente… Y todo esto, es simplemente natural.

Así que, trata de analizar qué día a tenido la persona que te atacó, qué le ha pasado, cómo se encuentran sus ánimos, cómo está su actitud…

Si el caso es que la persona pasó un mal día, se encuentra irritada y no se le puede hablar porque lleva «dos piedras en la mano» para responder, entonces lo que haya podido decir para criticarte, probablemente no tiene ningún fundamento y por eso no deberías sentirte mal. Por el contrario, podrías adoptar la posición de total comprensión frente a la situación que ella está pasando, y hasta si puedes, tratar de ayudarla a estar mejor directa o indirectamente.

Esta es una fuerte razón por la cual es importante que tú seas objetivo frente a una crítica o un juicio, porque entiendes y sabes con certeza si estás cometiendo errores, o si es la otra persona la que ve errores donde no los hay porque su día ha estado mal 😉

5. Saca Lo Mejor De La Situación

Como te dije en el punto anterior, un buen final podrías a la otra persona a estar bien si es que ha estado mal, así sea de forma indirecta.

Y si lo que pasó fue que realmente cometiste un error, y que deberías mejorar como persona, entonces es una gran lección aprendida, y finalmente fue un gran día para tu crecimiento personal.

Yo soy de las que creo en que toda situación, por más mala que parezca, debe traer oculto un gran aprendizaje de vida, y un buen motivo para ser mejores personas 😉

6. Mantén Una Buena Autoestima

Y lo más importante de todo este artículo, lo deje para el final.

Tu autoestima SIEMPRE debe ser una Autoestima De Roca 😉

Tú no eres menos que alguien, ni mucho menos más que otras personas. Eres simplemente tú. Con tus defectos y virtudes, pero eres la versión de ti mismo que te has encargado de crear.

Así que, ante las quejas y criticas de los demás, recuerda que tú eres quien ha decidido ser como eres, y que tienes el derecho de elegir conscientemente la personalidad que vas a seguir teniendo, y en conclusión, la persona que seguirás siendo.

Obviamente, el mejor camino es el de la mejora y el de autosuperación, pero lo cierto es que es tu decisión decidir si seguirlo o irte en busca de otro.

Y claro, yo en este blog he dado algunas recomendaciones para mejorar la autoestima, así que puedes aplicarlas y llevar tu vida al próximo nivel 😉