Mentalidad Sin LímitesMentalidad Sin Límites


Satisfacción Personal: Algo Subjetivo

Escrito Por: Katherine Giraldo


La satisfacción personal, no es más que ese punto donde podemos sentirnos totalmente agradecidos y orgullosos de la realidad de nuestras vidas, independientemente de la que sea.

Y claro, ese punto de satisfacción personal debe tener un significado diferente para cada persona. Ya que unos tendremos unos gustos y otros se inclinarán por placeres diferentes. Lo cual, es absolutamente respetable, siempre y cuando los derechos de los demás se vean respetados en su totalidad.

El caso es que últimamente he notado algo muy curioso y que considero negativo, en torno a éste tema.

Resulta que algunas veces, parece que otros quisieran imponernos lo que debe satisfacernos personalmente.

Es como si ellos tuvieran algo general para todo el mundo que los debería hacer felices, y en los casos que he visto esto presente, no considero que sea lo correcto.

Para que me entiendas mejor, daré un ejemplo personal que tuve que vivir hace algunos años, y que apenas ahora puedo analizar conscientemente.

Yo pertenecía a una religión, se trataba del cristianismo. Las personas allí, me convencieron de que yo sólo podía ser feliz y «estar completa», si tenía a Dios en mi corazón, como ellos mismos lo decían.

Me expresaban y, con sus actos, me llevaban a creer que sólo si creía y «aceptaba» a Dios, iba a estar plena, ya que Él era quien me había dado la vida, el amigo que nunca me dejaría, el Señor que cumpliría todos mis deseos, y demás…

Y, antes de seguir, quiero aclarar que respeto completa y absolutamente la decisión de cada persona de creer en alguna deidad o grupo religioso. No tengo nada personal en contra de aquellos que sigan una religión (la que sea), y por el contrario, haría respetar ante otros el derecho que tienen de la libertad de culto ante cualquiera que quisiera violarlo.

Lo que hablo es mi experiencia personal, que espero todos puedan entender y asimilar que mis palabras hablan sólo por mí, y no son en contra de una cosa o de la otra.

Bueno, el caso finalmente, es que pasé muchos años creyendo que mi felicidad debía estar al lado de Dios, de una religión y de ir a culto todos los domingos en la mañana.

Luego de un tiempo, me di cuenta que hacer tales cosas, no me satisfacía personalmente, ni aportaba realmente con mi bienestar. Y justo ahí, decidí dejar las prácticas religiosas y la creencia en la existencia en alguna deidad (como lo expreso en la sesión de «Acerca De Mí» en éste blog).

Entonces, lo que quiero decir por medio de éste ejemplo, es que aquellas personas que me hacían creer que sólo con Dios iba a ser feliz y a «estar completa», estaban equivocadas porque no era mi caso, porque a mí no me hacía feliz y porque mi satisfacción se encuentra en otro lugar. ¿Ves?

Claro, a lo mejor la felicidad de ellos está ahí en la iglesia, orándole a Dios, lo cual respeto absolutamente y apoyo que lo hagan, si en realidad los hace sentir bien. Pero mi felicidad, estaba muy lejos de ello.

Es por eso que puedo decir confiadamente que la satisfacción personal y el significado que cada quien podamos darle, es algo totalmente subjetivo y dependiente de la vida que cada quien lleve.

Si le preguntas a una madre que no ha visto sus hijas por más de 20 años y que no sabe nada de ellas en ese tiempo qué sería lo que más satisfacción pudiera darle… ¡Seguro respondería que ver a sus hijas!

Sin embargo, si me haces a mí la misma pregunta, te diría que no tengo hijas 😛

Entonces, lo que a esa madre la haría feliz y la llevaría al culmen de su satisfacción personal en algún momento, sería algo que para mí no tendría sentido porque no me encuentro en su misma posición.

Por lo tanto, cada uno de nosotros debe darse cuenta qué es lo que quiere, qué es lo que le provee felicidad, satisfacción, regocijo y verdadera plenitud.

Y por eso, sólo por eso que se respondan, deberían luchar en sus vidas 🙂

Nadie puede imponernos ni a ti ni a mí, el hacer algo que no nos traga comodidad y satisfacción. Así que es momento de definir la manera en que vamos a llevar nuestra vida y de hacer todo lo posible por cumplirlo cada día.

Con ello, seguramente seremos infinitamente felices y plenos en éste mundo.