Mentalidad Sin LímitesMentalidad Sin Límites


Comunicación De Pareja Poderosa

Escrito Por: Katherine Giraldo


» Este artículo forma parte de la completa serie Cómo Mejorar La Relación De Pareja.

¿Alguna vez has evaluado la Comunicación que tienes con tu Pareja?, ¿Es Buena, quizás?

Si bien, comunicación no es lo único que debe haber entre parejas, pero sin ninguna duda, es un pilar de toda relación.

Por supuesto, no digo que exista un punto donde se llegue a una comunicación perfecta, pero ciertamente hay pautas que ayudarán a desarrollar la habilidad de una buena comunicación siempre.

La falta de comunicación, nos lleva a la incomprensión, el malentendido, la discusión y hasta a querer callar frente a muchas personas por simplemente no entender lo que dicen o no saber expresar lo que sentimos.

Hay una frase que puede mostrarnos claramente lo que produce dicha falta de comunicación, la carencia de comprensión y la incapacidad de atender a lo que otro nos quiere decir:

«No se puede estrechar la mano con el puño cerrado»

—Indira  Ghandi

Simplemente Cierto. Es indudable que una comunicación acertada, sólo se produce cuando se cuenta con un corazón dispuesto a atender, una mente abierta para comprender y unas palabras suaves para hablar.

Es tanto, nuestra actitud también debe ser la adecuada cuando tomamos en cuenta que la comunicación no sólo se produce con palabras 😉

Ahora, estamos de acuerdo con que una Buena Relación de Parejas, tiene como base sólida una Buena Comunicación.

Entonces, ¿Cómo mejorar la Comunicación de Pareja? A continuación algunos tips que seguramente te pueden servir

¿Me Estás Escuchando?

Escuchar, es sin duda una de las tareas más recalcadas cuando alguien quiere hablar de la manera como se logra una Comunicación Eficaz.

Y con toda razón, dado que la actividad de Escuchar, es de las actividades más importantes cuando lo que se quiere es un buena comunicación y una buena trasmisión de algún mensaje.

Escuchar, sin embargo, es mucho más que callar y dejar que la otra persona hable. Significa saber lo que el otro siente, ver las cosas como él las está viendo y saber entender tanto el lenguaje corporal como las expresiones faciales, y obviamente las palabras.

A veces, simplemente callamos cuando alguien nos habla para aparentar que escuchamos con atención, pero en realidad lo que escuchamos son nuestros pensamientos, tanto de lo que acabamos de decir como de lo que diremos después.

Parar de hablar, mirar a los ojos, y callar nuestra voz interna para escuchar, es justamente lo que da paso a una buena comunicación, porque simplemente el enfocar nuestra atención a lo que nuestro interlocutor nos dice –en este caso nuestra pareja–, es lo que nos permite entablar una comunicación efectiva. Pero sin duda, es difícil de hacer.

Una técnica recomendada por muchos psicólogos y terapeutas, consiste en repetir mentalmente todo lo que tu pareja te diga, logrando así interiorizar y analizar las palabras que ella emite, para callar tu voz interna y así escuchar con atención.

Claro, puede que parezca tonto estar repitiendo lo que nuestra pareja nos dice, pero es una recomendada manera de mejorar la comunicación.

Es claro que si piensas intentar esta técnica, debes decirle a tu pareja y así encontrarán la manera de desempeñarla juntos, y de tener conocimiento de lo que mutuamente pueden hacer.

Las Emociones NO Deben Ir Con Las Discusiones y Decisiones

Una buena comunicación no se trata de que seas sumiso frente a todo lo que te dice tu pareja. También se necesita que hables.

Pero ojo, cuando hables, y en especial cuando se discuta un tema o se esté a punto de tomar una decisión, ¡No opines ni digas nada en base a Emociones!, ni siquiera porque estas sean las más positivas del caso. Claro, sé que es difícil, sobre todo cuando la mayoría de cosas que se hablan con la pareja tienen que ver con los sentimientos

Por ejemplo, cuando se habla de matrimonio, quienes lo hablan son dos personas que se sientes felices con la compañía de ambos, que viven como un cuento de hadas y que el mundo parece de color. Y claro, no faltan los que terminan cediendo al encanto y cometen un grave error, porque no saben lo que sigue después.

A lo que quiero llegar, es que todo en tu relación debe ser fríamente calculado y bien pensado, sabiendo lo que está bien y lo que se percibe como mal, reconociendo las fortalezas y los puntos débiles de la relación, lo cual llevará a tomar una decisión más consciente, que es finalmente lo importante.

Nunca Te Detengas

Como ya lo he dicho antes, no conozco pareja con una comunicación perfecta, pero que no por eso, dejan de ser mejores cada día.

A veces (por lo general cuando se lleva mucho tiempo en la relación), se tiende a entrar en una zona de conformidad en cuanto a la comunicación, donde ya no se dice lo que se piensa o se siente, por suponer que el otro lo sabe, por pensar «No, seguro ya debe saberlo… Sé que me conoce bien». Y claro, este es uno de los Peores Errores a cometer.

Simplemente… No supongas. Dí lo que tienes que decir cuando sientas hacerlo, no creas que tu pareja tiene la capacidad de leer la mente, ni nada por el estilo.

No te confíes en pensar que conoces a tu pareja lo suficiente como para no volver a preguntarle nada… No te imaginas cuántas cosas pueden estar pasando por su cabeza y por su corazón, que muy seguramente tú ignores.

En conclusión, la comunicación puede ser difícil de dominar, pero el aprender a desarrollarla bien y a mejorarla cada día, será una elección divertida, interesante y gratificante 😉

Anímate a transitar el camino de la mejora diaria, del Crecimiento Personal y en Pareja… Verás que no llegarás a la perfección, pero serás mucho más feliz y harás de tu relación, ¡La más grandiosa aventura!

Si quieres ver los demás artículos en la serie, Haz Click Aquí.

NOTA: Para las personas que quieran pasar a dejarme comentarios en los cuales piden consejos, recomendaciones, o soluciones a todos sus problemas, quiero que lean primero éste artículo y se den cuenta lo que pienso de ello. Yo deseo de todo corazón darles lo mejor de mí por contribuir a que sus vidas sea mejor, pero ello no significa ni que tenga todas las respuestas, ni que pueda solucionarles sus problemas, ni tampoco que deba decidir qué tienen que hacer en su vida, la cual es su responsabilidad.