Mentalidad Sin LímitesMentalidad Sin Límites


Lo Que Sé De La Naturaleza Femenina

Escrito Por: Katherine Giraldo


El día de ayer escribí un artículo muy interesante acerca de la naturaleza masculina. Así que, si te interesa, puedes pasar a leerlo antes de continuar con este otro, ya que será como un tipo de «Continuación» o «Parte 2». Aquí va el enlace: https://www.kathegiraldo.com/lo-que-se-de-la-naturaleza-masculina/ 🙂

Bueno, antes de empezar, quiero decirte que la idea de este artículo no es denigrar a las mujeres, ni tampoco defenderlas o atacarlas diciendo que son mejores o peores que los hombres.

El ejercicio consiste en conocer algunos rasgos característicos de la mujer en base a su naturaleza femenina, y de paso, también puede ser divertido comparar un poco con la naturaleza masculina, no para juzgar ni burlarse, sino para reconocer las diferencias entre unos y otros.

Así que, empiezo con mi lista de rasgos femeninos:

1. Las Mujeres Son Más Emocionales

Si algo prevalece en nosotras, las mujeres, es la parte emocional por encima de la parte racional.

Nosotras somos más susceptibles a prestar mayor atención a las emociones (corazón) que a la razón (cerebro). Esto se debe a que siempre las mujeres hemos estado más expuestas a estímulos emocionales que a racionales, partiendo desde ser madres.

De hecho, el emocionalismo fue uno de los mecanismos más efectivos a la hora de criar a los hijos en nuestras etapas de humanidad primitiva.

Las mujeres eran quienes se quedaban solas con sus hijos, mientras el hombre iba a cazar, y necesitaba desarrollar sus sentimientos como un medio de conexión con sus crías, para así mantenerlos vivos.

Así que, mientras el hombre pensaba y planeaba cómo cazar para conseguir comida, la mujer debía dejarse llevar por sus emociones para comprender cuando el bebé tuviera hambre, frío, dolor, o incomodidad con alguna posición.

Por otro lado, la mujer estimulaba más sus emociones y sentimientos al pensar en su pareja que se encontraba en peligro allá afuera tratando de cazar, porque el futuro era incierto. No había seguridad de que su pareja volviera con comida, porque existía el riesgo de que muriera atacado por los animales salvajes, etc.

De hecho, hoy en día los hombres los hombres siguen siendo más capaces que las mujeres de hacer trabajos pesados, como la construcción, el mantenimiento de autos, las carreras a altas velocidades, etc. Por lo tanto, ellos siguen más expuestos al peligro que nosotras las mujeres, y eso sigue estimulando nuestras emociones de preocupación.

Por otro lado, a las mujeres también nos queda más fácil cuidar a otras personas y velar por ellas cuando se encuentran desamparadas o enfermas, a diferencia de los hombres.

Así que, por todo esto, es completamente cierto que las mujeres somos mejor con los niños, que los hombres. En cambio ellos, son mejores para parquear bien un automóvil 😛

2. Las Mujeres Son Mejores Para La Audición

Uno de lo sentidos que las mujeres más tuvieron que desarrollar y refinar en los tiempos primitivos, fue el de la audición.

Debido a que ellas se encontraban dentro de la cabaña o la cueva en la cual tenían su hogar, las mujeres no todo el tiempo podían ver a su alrededor si los animales salvajes estaban lejos o cerca, representando un peligro para ellas y para sus hijos, así que les tocó acudir al sentido de la audición para mantenerse atentas a ruidos extraños.

También, es más seguro que una mujer escuche llorar un bebé en comparación a un hombre, debido a la misma necesidad de escuchar atentamente en su entorno para mantener pendiente de su familia.

Esta también es explicación para entender que las mujeres quieren mantener hablando todo el tiempo, y son muy buenas para escuchar y prestar atención, a diferencia de los hombres.

Así que, si eres hombre, ya puedes comprender cómo hacemos para mantener hablando y «chismoseando» por horas y horas con nuestras amigas 😀

3. Las Mujeres Son Más Detallistas

En cuanto a los detalles, hay dos cosas predominantes.

1. Los detalles en cuanto al desarrollo emocional.

Como las mujeres somos más emocionales, y también más creativas (lo veremos en el otro punto), tenemos un sentido más refinado del romanticismo y de expresar nuestros sentimientos en base a los detalles.

Debido a que las mujeres naturalmente hemos mantenido más tiempo en casa, y hemos desarrollado nuestras emociones con los niños, entonces somos más dadas a expresar la gratitud, el amor, el cariño y el romance por medio de simples detalles, como cartas, regalos, notas, etc.

2. Los detalles respecto a periferia.

Por otro lado, al pasar más tiempo en el hogar, las mujeres somos más entusiastas con la decoración, la innovación y la remodelación. A diferencia de los hombres, nosotras somos capaces de notar cuando algo en una casa cambia de posición o de color.

La razón de esto es muy simple. Dentro de una casa hay que estar pendiente de muchas cosas al tiempo, sobre todo cuando hay varios niños o bebés. Por lo tanto, las mujeres desarrollamos una vista periférica más amplia que nos permitiera estar al tanto de cada cosa a nuestro alrededor.

Mientras los hombres fijaban su vista en la presa que iban a cazar, las mujeres debían tener 100 ojos para la comida que preparaban, para los niños llorando, para los otros niños jugando, para el humo que entraba por la ventana, etc.

4. Las Mujeres Son Más Aptas Para Trabajos Creativos

Como expliqué en el punto anterior, las mujeres en su etapa primitiva mantenían pendiente de muchas cosas al tiempo, lo cual les permitía pensar en diferentes cosas por minuto.

Esto ayudó a que las mujeres hoy en día seamos más creativas que los hombres, ya que hemos tenido tiempo para imaginar y crear cosas nuevas que sintamos como una necesidad.

Por ejemplo, me parece muy probable que la primer cuna de bebé, fuera creada por una mujer. Al igual que las cortinas para el sol, o las mantas para el frío, o los platos para servir la comida y repartirla en porciones iguales, etc.

Lo digo porque de todas estas necesidades se daba cuenta primero una mujer, antes del hombre, debido a la cantidad de tiempo que pasaba con sus hijos y en su casa.

De cualquier manera, si vemos hoy en día, las pasiones más famosas entre mujeres son la decoración de interiores, la modisteria, el diseño de modas, y demás cosas creativas.

Así que, las mujeres que se enojen porque sus parejas no son creativas para darles un lindo regalo, es porque aún no saben que este punto no hace parte de su naturaleza.

5. Las Mujeres Son Mejores Para Las Multi-Tarea

En base a lo que hablé en el punto 3, otra cosa que se puede decir de las mujeres, es que son mucho mejores que los hombres para hacer varias actividades al tiempo, o al menos, para pensar en ellas.

Es decir, un hombre tiene más dificultades en tener que trabajar, al mismo tiempo que está pendiente del bebé, y al mismo tiempo que está pendiente de la olla en la cocina. Las mujeres, a pesar de que también será exhaustivo para ellos, pueden desempeñarse mejor en este tipo de escenarios.

Y claro, la razón se encuentra en aquellos tiempos primitivos, donde a ellas simplemente les correspondía todo el trabajo del hogar y de los niños, mientras los hombres salían bajo dos únicos objetivos: Sobrevivir y traer comida.

6. Las Mujeres Cambiamos Con El Periodo

Algo primordial para hablar en todo este tema de la naturaleza femenina, es el tema de los cambios hormonales y físicos que se presentan en las mujeres cada mes.

El periodo (o la menstruación) es un cambio brusco en la mujer, y que trae consigo muchos síntomas y consecuencias que la hacen ser diferente mientras se encuentra «en sus días».

Las cosas más comunes son el cambio de estado de ánimo, la súper sensibilidad en cuanto a su emocionalismo, los dolores físicos que se presentan (cólicos, dolor de cabeza, dolor en las piernas, etc.) y la nueva incomodidad de utilizar algo en su parte íntima que le ayude a no dejar notar su constante sangrado.

Obviamente, entre mujeres es más fácil comprender lo que se siente estando en estas condiciones, debido a nuestra naturaleza emocional entre unas y otras.

Para los hombres es un poco más difícil, ya que ellos sólo han tenido que preocuparse todo el tiempo por mantenerse vivos a ellos mismos para cumplir con sus responsabilidades en el hogar. Y aparte, porque nunca han vivido algo así.

Así que, tanto si eres hombre como si eres mujer, sabes cuál es tu posición en esta historia.

7. Las Mujeres Son Más Precavidas

Por último, algo que se debe saber de las mujeres, es que somos precavidas en cuanto a la parte sexual.

A diferencia de los hombres que son mayoritariamente sexuales, ya que cuentan con espermas de sobra para repartir sus genes a todo el mundo; las mujeres sólo tenemos unas pocas oportunidades de ovular, cada 28 días, así que debemos ser precavidas para saber con quién vamos a compartir nuestra feminidad.

A veces los hombres critican que las mujeres sean tan difíciles de llevar a la cama, ya que ellos no tienen problema de ir a la cama varias veces al día, y de hecho, hasta con diferentes mujeres… Lo que tienen que entender, es que nosotras no tenemos óvulos para desperdiciar, como ustedes espermas, así que somos naturalmente más selectas.

Obviamente, todo esto es a nivel inconsciente, porque ciertamente hoy en día uno se puede cuidar de no tener hijos, pero hay que entender que en nuestro material genético aún tenemos la idea de que cada que íbamos a la cama con un hombre era para quedar en embarazo y tener hijos.

8. Las Mujeres Son Más Interesadas Materialmente

Volviendo a echarle un vistazo a nuestra evolución, nos encontramos con que las mujeres se tenían que fijar en las capacidades de un hombre para mantenerla bien, en cuestiones materiales.

Ya que ellos eran los que cazaban, y armaban la cueva para vivir, al mismo tiempo que creaban y cuidaban sus herramientas de subsistencia, una mujer prefería a aquel hombre que tuviera todo esto en buenas condiciones, porque lo relacionaba con que podría garantizarle la seguridad y el bienestar (de alguna manera).

Así que, en las mujeres, esto prevalece hasta el día de hoy. Recuerden: Todo es a nivel inconsciente, es algo que ni siquiera pensamos para decidir actuar así.

Las mujeres hoy en día preferimos un hombre que nos brinde algún tipo de estabilidad y seguridad financiera y material. Por eso, los hombres con carro, lujos y dinero, son más atractivos para una mujer que un hombre pobre que igualmente tenga buenos sentimientos.

Curiosidad: En el caso de los hombres, se ha demostrado que son más interesados en el físico de una mujer, que en el dinero o la estabilidad económica que maneje. Para ellos, a través de la evolución, siempre ha sido más importante una mujer saludable físicamente, porque le garantiza que puede tener hijos sanos y fuertes de forma inconsciente.

Así que, hombres, espero que lo entiendan así como nosotras tenemos que entender que ustedes quieren esparcir su especie con una, y con otra 🙂

De esta manera, termino este artículo con la buena intención de que aquellos que hayan llegado hasta aquí, hayan podido entender un poco mejor la naturaleza femenina, y sepan por qué a veces actuamos como actuamos.

Con este artículo, y el anterior sobre la naturaleza masculina, podemos darnos cuenta que entre unos y otros tenemos grandes diferencias. Lo importante es que, por ejemplo en un relación de pareja, se sea consciente de la naturaleza del otro y siempre se trate de llegar a un acuerdo donde ambos géneros puedan vivir en armonía.

Cabe destacar que no quiero concluir con que los hombres son mejores que las mujeres, ni viceversa. Esto no es una «Guerra de los sexos», simplemente somos diferentes los unos a los otros, cada quien con sus ventajas y desventajas, y nada más.

También, es bueno decir que obviamente hay excepciones en ambos bandos, y que a lo mejor uno se relacione con algunos aspectos pero no con otros, etc.

Lo importante es siempre tratar de ser mejor, sea uno hombre o mujer, y dar todo de sí para contribuir positivamente con el mundo 🙂